fbpx

Citología vaginal en málaga

Citología

Importancia de realizar una Citología Vaginal

Durante su revisión ginecológica anual, se debe incluir en la mayor parte de los casos, una prueba de detección conocida como citología vaginal. Esta simple prueba lleva solo unos segundos y aporta información muy valiosa de la salud a nivel del cuello uterino.

La citología vaginal o también conocida como prueba de Papanicolaou  es realmente uno de los procedimientos más importantes en la consulta del ginecólogo. De hecho, gracias a la citología, la tasa de mortalidad por cáncer de cuello uterino se ha reducido drásticamente a nivel mundial. Esta prueba no solo detecta el cáncer de cuello uterino temprano, cuando es más tratable, sino que puede ayudar a prevenir este cáncer potencialmente mortal.

Detección de células anormales

La citología vaginal  toma una muestra de las células del cuello uterino, que es la abertura del útero ubicada en la parte superior de la vagina. El ginecólogo envía la muestra a un laboratorio, donde se analiza para detectar anomalías celulares. 

Durante su examen, también puede detectar el VPH o virus del papiloma humano. La mayoría de los cánceres cervicales son causados por un tipo de virus de VPH.

Antes del desarrollo de la prueba de citología, el cáncer cervical era una de las principales causas de muerte por cáncer. Pero después de que los médicos comenzaran a usar la prueba para verificar la presencia de células cervicales anormales, la tasa de mortalidad por cáncer cervical disminuyó notablemente. 

Además de detectar el cáncer cervical temprano, las pruebas de Papanicolaou pueden detectar cambios celulares precancerosos. En la mayoría de los casos, estas lesiones se pueden eliminar para que no se conviertan en cáncer, en muchos casos con procedimientos sencillos y ambulatorios.  

Si la citología muestra algún tipo de anormalidad, seguramente el médico planificará pruebas de seguimiento para obtener más información sobre lo que está sucediendo en el cuello uterino. Si las pruebas muestran que tiene cambios de alto grado en sus células, se realizan diferentes tratamientos para eliminar las células anormales antes de que se vuelvan cancerosas.

Algunos cambios celulares no requieren tratamiento y desaparecen por sí solos.

Prevenir el cáncer cervical

¿Con qué frecuencia se debe hacer una citología?

Las recomendaciones de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC) recomienda una frecuencia mínima para realización del cribado de cáncer cervical según la edad, que puede variar según indicación de su ginecólogo teniendo en cuenta sus circunstancias individuales. 

Entre los 25 y 30 años, citología cervical cada 3 años. 

Entre los 30 y 65 años, la recomendación es realizar una prueba de VPH cada 5 años (opción preferente) o un Co-test (citología y prueba de VPH) cada 5 años, o una Citología cervical cada 3 años si no fuera posible realizar VPH.

A partir de los 65 años se finalizará el cribado siempre que se cumpla un cribado previo adecuado y negativo (con duración de al menos 10 años) y no haya antecedentes de neoplasia cervical intraepitelial (CIN) o CCU (en los últimos 20 años). 

Cita Previa

No descuides tu salud mas intima. Somos tu Clínica Ginecológica en el centro de Málaga

Ir arriba