Tratamiento de la menopausia en Málaga

Menopausia

Los síntomas de la menopausia representan un motivo frecuente de consulta en Ginecología. El abordaje integral de estas pacientes, su orientación diagnóstica y manejo terapéutico ideal, es fundamental para afrontar este periodo de la vida. Por ello, en el servicio de Ginecología de la Clínica Ginecológica Perez Bryan de Málaga te ofrecemos de forma personalizada y profesional la atención de la menopausia, sus síntomas y efectos en el organismo, con el mejor criterio médico y recursos diagnósticos.

¿Qué es la menopausia ?

La menopausia se define como la finalización de la función hormonal de los ovarios, que trae como consecuencia una ausencia de menstruaciones o amenorrea permanente. Para determinar oficialmente este periodo, deben haber pasado 12 meses sucesivos desde el último período menstrual.  De esta forma, el diagnóstico de la menopausia definitivo se realiza de forma retrospectiva, una vez se constatan los cambios hormonales, síntomas y la ausencia de menstruaciones por un año.

Es frecuente encontrar términos asociados como la perimenopausia, que se considera a todo un periodo que abarca desde que se presentan los síntomas iniciales, hasta los efectos posteriores a la menopausia. Este tiempo es variable y puede durar desde unos 5 hasta 8 años en promedio. También se habla de premenopausia, refiriéndose al periodo donde se aprecian los primeros síntomas y cambios hormonales que dan a lugar a la ausencia de la menstruación posteriormente.

Por otra parte, está la menopausia precoz.  Se define como insuficiencia ovárica prematura antes de los 40 años de edad,  y se caracteriza por amenorrea o ausencia de menstruaciones y deficiencia de estrógenos.

La menopausia precoz puede ser espontánea o inducida. La menopausia precoz inducida podría ser el resultado de intervenciones médicas como quimioterapia o por cirugías donde se retiran por indicaciones médicas específicas ambos ovarios (ooforectomía).

La menopausia precoz afecta aproximadamente al 1% de las mujeres menores de la edad de 40 años y es una condición relativamente común. En los casos de menopausia precoz espontánea,  la causa del fallo ovárico prematuro es desconocida, aunque se han propuesto trastornos autoinmunes, causas genéticas, infecciones, deficiencias enzimáticas o síndromes metabólicos.

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

El cambio de los niveles hormonales, provoca toda una sería de síntomas físicos y psicológicos propios de la menopausia, que en muchos casos necesitan atención debido a que pueden afectar negativamente la calidad de vida.  Aquí presentamos los síntomas de la menopausia más comunes:

Los sofocos son sensaciones repentinas de calor, que pueden acompañarse de coloración roja en la parte superior del cuerpo. También puede presentarse sudoración profusa durante el momento de los sofocos.

Es una sensación transitoria y repentina que va desde la sensación de calor leve a intenso que se extiende por todo el cuerpo, particularmente en la parte superior del pecho, la cara, el cuero cabelludo y la cabeza. Esto es seguido de eritema visible y transpiración por lo general, en la misma distribución corporal. Algunas mujeres también pueden experimentar palpitaciones y sensación de ansiedad.

La duración de los sofocos varía de 30 segundos a varios minutos, pero la frecuencia y la gravedad suelen ser bastante variables entre las mujeres. La mayoría de las mujeres permanecen sintomáticas por más de un año.

Hay una gran proporción de mujeres que experimentan sofocos durante más de 5 años. De hecho, se ha reportado en estudios hasta 30 y 50%, y por razones inexplicables, alrededor del 10% al 15% de las mujeres continúan con los sofocos muchos años después de la menopausia.

Algunas mujeres pueden presentar sofocos severos que interrumpen significativamente el sueño y afectan negativamente su calidad de vida.

La sequedad a nivel vaginal también es debida a la disminución acentuada en la cantidad de estrógenos, lo cual afecta en las relaciones sexuales, en la probabilidad de infecciones y síntomas urinarios.

Las paredes vaginales se vuelven más delgadas y secas, la vagina se acorta y se estrecha, y las glándulas sebáceas secretan menos lubricación.

La disminución de la estimulación de estrógenos produce menos cantidad de glucógeno por parte de la mucosa de la vagina, lo que conlleva a una disminución de los lactobacilos que metabolizan el glucógeno. Los lactobacilos son responsables del pH ácido de la vagina, y sin ellos, el pH aumenta a 5.0 o más, lo que permite que otras especies bacterianas dañinas puedan colonizar la vagina.

Durante el examen físico, las paredes vaginales pueden aparecer inflamadas, con petequias pequeñas y pérdida de sus pliegues normales.

Una prueba de Papanicolaou puede demostrar la presencia de células atróficas, que en conjunto con los síntomas y el aspecto superficial de la vagina conforman una entidad llamada vaginitis atrófica, propia de la etapa de la menopausia. Estas pacientes generalmente notan síntomas de sequedad, ardor vaginal, ardor para orinar y dolor en el momento de las relaciones sexuales.

 

Es una de las características del inicio de este periodo, en donde se observan cambios alternantes en las menstruaciones, en cuanto a frecuencia y cantidad del sangrado.  No existe un patrón definido ni tiempo exacto de duración de estos cambios graduales en las menstruaciones hasta que desaparecen definitivamente.

Una gran proporción de mujeres refieren sentirse irritables, sensibles o molestas.  También pueden experimentar episodios de llanto sin razón aparente. La intensidad de estos síntomas es muy variable, pero suele durar más de un año.

Los trastornos del sueño, si bien pueden tener cierta relación con los cambios hormonales propios de esta etapa, se ha demostrado que su ocurrencia depende de varios factores, como los emocionales, familiares y psicosociales. Lo cierto es que el insomnio es un motivo de preocupación y consulta en las mujeres menopáusicas que merecen una atención especial y su resolución para que no afecte su calidad de vida.

 

Se han informado también, problemas en la memoria y en la capacidad de concentración en las mujeres durante la menopausia

 

 

El tracto urinario tiene el mismo origen embrionario que el tracto genital y, por lo tanto, una disminución en el estrógeno se asocia con atrofia de la mucosa de la uretra.

Por otro lado, se pueden presentar episodios de incontinencia o fugas de orina cuando estornuda, tose o con esfuerzos leves. También pueden tener dificultades para retener la orina el tiempo suficiente para llegar al baño.

A diferencia de otros síntomas de origen hormonal de la menopausia que disminuyen con el tiempo, los síntomas genitourinarios pueden continuar indefinidamente y a menudo empeorar progresivamente. Esto es debido en muchos casos, a que las mujeres pueden tardar en informar los síntomas genitourinarios a sus médicos.

Es relevante realizar una evaluación cuidadosa a las mujeres para detectar estos problemas, ya que provocan muchos síntomas que no mejoran espontáneamente y a menudo se puede tratar con facilidad.

La incontinencia urinaria es un problema común para las mujeres posmenopáusicas y la incidencia aumenta a medida que las mujeres envejecen y se ha demostrado que no está relacionada directamente con los niveles de estrógenos como ocurre con otros problemas que ocurren durante la menopausia.

Buscar ayuda durante la menopausia

Toda paciente debe tener su control ginecológico regular que debe continuarse a pesar de que no presente menstruaciones. Con el ginecólogo, no solamente se pueden tratar los síntomas molestos relacionados con la menopausia, sino que se pueden prevenir  consecuencias a futuro, disminuyendo el riesgo cardiovascular o teniendo un tratamiento preventivo para osteoporosis.

Si tienes alguno de los síntomas relacionados con la menopausia, no dejes de consultar a Clínica Ginecológica Pérez Bryan de Málaga, donde encontrarás médicos ginecólogos expertos en el tratamiento de los síntomas de menopausia y la prevención adecuada de los otros riesgos asociados.

Efectos de la menopausia

Aparte de los síntomas fìsicos y psicológicos ya descritos, en la menopausia es preciso tener en cuenta un incremento en el riesgo de nuevas enfermedades y problemas médicos, entre los que podemos mencionar:

Enfermedades cardiovasculares

El estrógeno ayuda a mantener los vasos sanguíneos relajados y abiertos. También ayuda al cuerpo a mantener un equilibrio saludable de colesterol bueno y malo. Durante la menopausia aumenta el riesgo de cardiovascular en la mujeres, hasta igualarse incluso al riesgo en los hombres.

Osteoporosis

La disminución de estrógenos después la menopausia hace que disminuya significativamente la masa ósea, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis.

Tratamiento de la menopausia

Tratamiento médico no hormonal

Los tratamientos médicos no hormonales, que deberían ser recetados por su médico, incluyen algunos medicamentos que van a mejorar la calidad de vida en todas las esferas, mejorando la conciliación del sueño, la hidratación de las mucosas genitales, etc

Tratamiento médico hormonal

La terapia hormonal en la menopausia, a veces llamada terapia hormonal sustitutiva o de reemplazo. La terapia de reemplazo hormonal es la forma más común de tratamiento prescrito para los síntomas de la menopausia. Ayuda a reemplazar el estrógeno que ya no produce el cuerpo en forma natural. La terapia hormonal de la menopausia es segura para la mayoriía de las mujeres, pero tiene algunos riesgos, por eso debe ser supervisada por un médico.

Existen diferentes tipos de terapia de reemplazo hormonal y su indicación depende de su situación individual. Si tiene útero, entonces se recomendaría una combinación de estrógenos y progestágenos lo que se conoce como terapia hormonal combinada.

 El estrógeno solo, puede causar un engrosamiento anormal del  endometrio, lo que puede provocar sangrado, efecto que se evita al agregar progestágenos.

La terapia de reemplazo hormonal combinada puede ser cíclica o continua, dependiendo de la fase de la menopausia en la cual se encuentre la paciente.

Si se ha sometido a una histerectomía, se le ofrecerá terapia sólo con estrógenos.  Esta es una hormona vinculada al deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Lo importante es que cada indicación debe ser revisada y discutida con tu médico especialista, midiendo pros y contras.

La terapia de reemplazo hormonal, está disponible en comprimidos orales, parches para la piel, inyecciones, gel o aerosol para el cuerpo y cremas vaginales.

En Clínica Ginecológica Pérez Bryan estamos comprometidos en brindar una atención de alta calidad para todas nuestras pacientes.

No dudes en contactarnos y con gusto podremos atenderte.

Ir arriba